1. La Primera Impresión Cuenta

Seamos realistas – vivimos en un mundo donde la gente visita Google antes de comprar, también visitan los sitios de revisión en línea como Yelp antes de comprar y se registran (“check in”) a través de Facebook a medida que el día transcurre. Debido a esto, es necesario que la primera impresión sea lo mejor posible. Comenzado con su sitio web, los consumidores están calificándolo y tomando decisiones a ver si deberían visitar su tienda, restaurante u oficina. Es muy probable que lo ignoren por completo si piensan que su sitio web no refleja el tipo de experiencia que debiera tener.

2. Las Compras ya no Son Como Antes 

Hoy en día, pasar por la calle principal local no es la única manera de echar un vistazo a las tiendas y otros pequeños negocios. Con visitas de rutina a Yahoo, Bing, Google, Yelp y otros sitios en línea, los clientes están constantemente buscando dónde planean hacer sus próximas compras. Sobre todas las cosas, asegúrese de que su negocio esté bien representado en estos sitios con un website propio, pero que también esté representado en los motores de búsqueda principales (Google, Bing y Yahoo), en sitios de revisión y otros lugares en línea para que su negocio sea considerado. Más allá de tener su dirección URL disponible, debe asegurarse de que su dirección, número telefónico y correo electrónico sean fácilmente visibles. Enlaces en redes sociales son una buena idea, pero asegúrese de incluirlos solo si están activos en las redes sociales.

3. No Tener un Website Significa Perder Ventas 

A estas alturas está claro que si usted no tiene un website, está perdiendo oportunidades para que los clientes lo identifiquen y vean si quieren gastar dinero con usted o no. Dicho esto, si usted tiene un website malo, es mejor que no lo tenga. Mientras que ningún website significa oportunidades perdidas, un sitio web malo puede ser peor porque hace que su negocio se vea mal. Con tantos websites basados en plantillas que están disponibles hoy en día, tales como shopify.com, para que usted personalice su negocio, no hay realmente una excusa para que su negocio se vea poco profesional y descuidado. Si no puede orgullosamente promover el sitio web que actualmente tiene en vivo, sáquelo. Un mal sitio web es peor que no tener un sitio, pero seamos claros ambos casos son malos para los negocios.

Si no tiene un website, sus chances de salir en las búsquedas de clientes se reducen tremendamente. Si usted es un negocio de un hombre o una mujer, o si opera con 100 empleados, su sitio web debe aparecer como si tuviera un equipo dedicado exclusivamente a mantener una presencia en línea fuerte y notable. La clave es “aparecer” en vez de tener a alguien actualizando su website todos los días. Para la mayoría de las pequeñas empresas, esto no es necesario. Sin embargo, debe tener un website profesional y pulido que funcione fácilmente y ofrezca a los clientes una navegación sencilla, imágenes fotográficas fuertes, contenido de calidad profesional y sobre todo una experiencia que los involucre lo suficiente para que quieran hacer negocio con usted.

 

Cortesía de Forbes Magazine | Nicole Leinbach-Reyhle